La Gastronomia Marroqui

La gastronomia marroqui forma parte de las mejores del mundo, cada una de las regiones de Marruecos ofrece una gran variedad de platos que solo se aprecian generalmente entre sus residentes.
El tajin es un metodo de coccion lento como el estofado. Esta reemplazado cada vez mas por la « olla » que permite un ahorro de tiempo sin perdida del sabor porque lo mas importante es la calidad de los productos utilizados.

La cultura y la jardineria intensiva se refiere principalmente a los productos agricolas exportados. Localmente los mercados abundan en frutas y verduras procedentes de pequenos productores locales.

Quien nunca a probado un tomate o incluso un calabacin local no puede darse cuenta de la explosion gustativa que producen !
Aparte del excepcional azafran de Taliouine, Marruecos no produce especias sin embargo su cocina lo usa en cantidad y es su asociacion quien hizo la reputacion de la gastronomia marroqui. En cada casa se suele encontrar : comino, paprika, curcuma y jengibre que son los cimientos de muchas recetas.
Quien sabe que se encuentran en Marruecos cetas de renombre como las cetas del Rif, los rebozuelos y las morillas del Medio Atlas por ejemplo ?
Mas al Sur, sobre la cuesta atlantica las ostras de Oualidia o de Dakhla satisfaceran a los fans. El mediterraneo ofrece una gran variedad de peces que se encuentran sobre los pequenos mercados cerca de los puertos, soles de playa, gambas, el pez cabra haran las delicias de todos.
El rebano de corderos ofrece una infinita variedad de razas y por lo tanto de sabores, tal como el Sardi considerado por los marroquies como lo ultimo. La cria de camellos esta todavia muy presente en las regiones del Sur desertico y aunque se haga mas raro en las carnicerias del pais algunos lo cocinan todavia porque su carne se considera buena para el colesterol o para los diabeticos.
En la region del Oriental se encuentra la cuna de la clementina de Berkane una de las mejores de la cuenca mediterranea.
Para los vegetarianos, la cocina marroqui permite un placer gustativo inaudito especialmente porque tradicionalmente las familias marroquies solian comer poca carne y porque la variedad y la riqueza de las verduras producidas localmente permitian todas las creaciones culinarias.